Trabajar es una de las principales actividades diarias que realizamos. Gracias a esta actividad, obtenemos ingresos económicos para cubrir nuestros gastos, nos sentimos bien realizando algo útil para la sociedad y, a su vez, nos permite relacionarnos con otras personas, alimentando la interacción social. El primer paso para adquirir estos beneficios comienza con la búsqueda laboral.

Con la incursión de Internet y las nuevas tecnologías, nuestros hábitos para conseguir trabajo fueron mutando y así, dejamos de lado los clasificados del diario en papel, para bucear por páginas online, redes sociales y buscadores específicos.

trabajo-ayer-hoy-3

En esta nota te contamos esas diferencias sobre cómo nuestros padres buscaban trabajo y cómo nosotros lo hacemos hoy.

Búsquedas ayer:

  • Comprar el diario.
  • Búsqueda en clasificados.
  • Impresión de CV y distribución personalizada.
  • Recorrido de sitios relacionados a tu búsqueda.
  • Pedido personal de cartas de referencia en antiguos puestos ocupados.
  • Difusión de tu búsqueda a conocidos.

 

Contratación ayer:

  • Contratación local.
  • Oferta de empleo presencial.
  • Entrevistas personales.
  • Supervisión de rendimiento por tareas.

Búsquedas hoy:

  • Clasificados online en portales web de diarios.
  • Búsqueda de publicaciones en redes sociales referentes a tu búsqueda.
  • Postulaciones en sitios web especializados en ofertas laborales.
  • Envío de CV por medio de formularios online o email.
  • Armado de currículum en Linkedin.
  • Creación de blog o sitios web como carta de presentación.

Contratación hoy:

  • Contratación global.
  • Oferta de empleos freelance y de teletrabajo.
  • Entrevistas vía skype o hangouts.
  • Supervisión de rendimiento por objetivos cumplidos.