El teletrabajo es una nueva modalidad laboral, que en los últimos tiempos fue tomando fuerza y más empresas se animaron a adoptarla. Su dinámica es lo que la caracteriza: se trabaja por objetivos, desde casa y con horarios flexibles distribuidos acorde a la disponibilidad de tiempo que se tenga. Ante este panorama, ¿cómo lograr conseguir los objetivos planteados sin distracciones y malentendidos?

Para que esta dinámica funcione, es necesario un compromiso mutuo, tanto del empleado como de la empresa, y ciertas rutinas que enmarquen la labor en cuestión.

teletrabajo-cuerpoblog

Consejos para la empresa:

– Utilizar vías de comunicación fluidas para garantizar la notificación de cambios o modificaciones de última hora, tales como: skype, whatsapp, hangouts, etc.

– Establecer reuniones pactadas para evaluar los resultados obtenidos y plantear las tareas y objetivos futuros.

– Designar a una persona dentro de la empresa que se encuentre disponible para cualquier consulta o duda que tenga el empleado que trabaja fuera de la oficina.

– Garantizar espacios comunes para compartir avances, comentar dudas y aportar ideas, tales como: reuniones mensuales, ponencias, etc.

– Flexibilizar el tiempo y asociarlo a la consecución de objetivos.

Consejos para el empleado:

– Organizar un calendario diario con proyectos que se llevarán a cabo para optimizar tiempos. Para ello podés utilizar herramientas como Google Drive donde tus documentos pueden ser compartidos online con varias personas.

– Determinar qué horarios y días realizarás tus tareas laborales. De este modo, podrás diferenciar tus tiempos de ocio de aquellos de productividad laboral, por más que sigas estando dentro de tu casa.

– Elegir un espacio de trabajo dentro de tu casa que ayude a la concentración. Recordá tener en cuenta la luminosidad de la habitación y la imposibilidad de que otros miembros de tu familia interrumpan constantemente tus tareas.

– Establecer un horario para recibir llamadas de clientes y contestar sus mails. Ello permitirá que no pierdas tiempo extra para tus otras actividades.

– El simple hecho de estar en casa, provoca que nos dispersemos con mayor facilidad. Existen técnicas para ayudar a la concentración, entre ellas, una muy popular es el “Pomodoro”, modalidad que usa un reloj para dividir el tiempo dedicado a un trabajo en intervalos de 25 minutos, separados por pausas.